29 may. 2012

LA GUARDIA CIVIL Y LA POLICÍA NACIONAL "CRITICAN FORMALMENTE" EL NUEVO PROTOCOLO DEL 112 DISEÑADO POR EL GOBIERNO FORAL

Según ha sabido El Informador, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado han trasladado a la Delegación del Gobierno en Navarra su “disconformidad” con el documento, aplicado de forma "unilateral y sin previo aviso" por el Departamento de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior del Ejecutivo navarro. Su rechazo se suma al mostrado el pasado 8 de mayo por los jefes de los cuerpos policiales locales ante la directora general de Justicia e Interior, Inmaculada Jurío, que por el momento no prevé modificar el texto. Al igual que criticaran éstos, la Guardia Civil y la Policía Nacional creen que el nuevo sistema está produciendo presuntos “retrasos y duplicidades” en algunas intervenciones. En la Delegación del Gobierno afirman que están trabajando para "evitar la descoordinación".

El nuevo protocolo del 112-SOS Navarra, que obliga a trasladar todas las incidencias relevantes en un primer momento al Centro de Mando y Coordinación (CMC) de la Policía Foral, sigue ganando detractores. Primero fueron los jefes de los cuerpos policiales locales quienes, el pasado 8 de mayo, mostraron su “malestar” a la directora general de Justicia e Interior del Gobierno foral, Inmaculada Jurío, durante un encuentro celebrado para abordar la problemática surgida por el polémico documento, que da a la Policía Foral la posibilidad de cubrir un suceso o de remitirlo posteriormente a otras fuerzas de seguridad. Pero según ha sabido El Informador, al rechazo de las policías municipales se suma también el del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil, que han trasladado “críticas formales” a la Delegación del Gobierno en Navarra por la entrada en vigor del nuevo sistema.

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado ya han expresado su “disconformidad” con el texto, y lo han hecho siguiendo los “cauces reglamentarios”. Esta decisión viene a confirmar el descontento que, de manera oficiosa, habían expresado varios mandos y agentes a este medio el pasado 3 de abril, cuando El Informador desveló el contenido del protocolo.

Las fuentes consultadas sostienen, al igual que criticaran las policías municipales, que el nuevo sistema está provocando presuntamente “duplicidades y retrasos en algunas intervenciones”, entre otros motivos porque “no se basa en el principio de que atienda el suceso quien tenga efectivos más cerca”, como sucedía hasta el pasado mes de febrero, “cuando entró en vigor el documento de manera unilateral y sin previo aviso”.

“Estamos perdiendo rapidez en la capacidad de respuesta, que es la principal demanda de los ciudadanos. Cuando el 112-SOS Navarra comunica una incidencia al CMC, éste tiene que decidir si moviliza a efectivos suyos o si pasa el caso otras fuerzas de seguridad. Esos minutos de demora pueden ser cruciales para resolver muchas emergencias como robos y atracos, reyertas, crímenes, etc. Llevamos años intentando acercar posturas para mejorar en la coordinación policial, pero el protocolo supone un paso atrás en este sentido”, explican las fuentes con las que ha contactado este medio.

Por su parte, desde la Delegación del Gobierno resaltan que están trabajando para “evitar la descoordinación”, aunque la situación parece delicada. “Un claro ejemplo es el de Tafalla, donde el Ayuntamiento firmó un convenio con el Departamento de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior, por el que el CMC de la Policía Foral se convierte en la única sala de referencia para las incidencias del municipio, cuando la Guardia Civil tiene un cuartel en la propia localidad y otro en Olite. El Cuerpo autonómico no cuenta con los medios y recursos suficientes para asumir la gestión de todas las incidencias que se producen en la comunidad. De hecho, sus dirigentes han tenido que movilizar en varias ocasiones a parte de su plantilla desde puntos como Tafalla precisamente para atender sucesos en la Comarca de Pamplona, cuando la Policía Nacional, la Guardia Civil o las policías locales podían llegar antes al lugar de los hechos. No tiene sentido. Muchos policías forales tampoco están de acuerdo con el protocolo porque se encuentran desbordados”, resaltan desde todas las fuerzas de seguridad presentes en Navarra.

A juicio de los mandos y efectivos con los que ha contactado El Informador, “Interior quiere quedarse con las investigaciones de más trascendencia, tener todo el protagonismo, mejorar las estadísticas de la Policía Foral y controlar la gestión de la información que se hace pública”.

“El Gobierno navarro insiste en que el 112-SOS Navarra es un teléfono suyo y que lo gestiona la Policía Foral, cuando realmente se trata de un número de emergencias de todo tipo, no sólo policiales. Ésa es la diferencia con el 091 de la Policía Nacional, el 062 de la Guardia Civil o el 092 de la Policía Municipal de Pamplona. Además, el 112-SOS Navarra es un servicio que mantienen todos los navarros con sus impuestos para recibir la atención más eficaz posible en situaciones delicadas”, señalan.

EL “MISTERIOSO” DESVÍO DE LLAMADAS AL 112

Como avanzó este medio, a los conflictos internos suscitados por el protocolo se suma otro problema: las llamadas al 091 desde diferentes municipios de la Comarca de Pamplona se desvían “misteriosamente” a la centralita de la Agencia Navarra de Emergencias “por causas no aclaradas hasta la fecha”. Una circunstancia que, al parecer, también se ha producido puntualmente dentro de la capital navarra, “tanto con este número como con el 092 de la Policía Municipal”. Ahora bien, nadie ha averiguado si se debe “a cuestiones técnicas de Telefónica o a una decisión de Interior”, por lo que las fuentes con las que ha contactado este medio se muestran prudentes a la hora de atribuir posibles responsabilidades por estos hechos. “Es algo extraño que nos preocupa”, apuntan.

EL GOBIERNO FORAL NO PREVÉ CAMBIAR EL PROTOCOLO

Sin embargo, las críticas no han servido para cambiar la decisión del Ejecutivo navarro. De hecho, en la reunión mantenida el pasado 8 de mayo entre los jefes de los cuerpos policiales locales y Jurío, ésta anunció que el protocolo no se modificará, al menos por ahora. A la sesión, celebrada en el Palacio de Navarra, también acudió el responsable de la Policía Foral, Gerardo Goñi.


Al menos, la directora general de Justicia e Interior aseguró que el CMC tendrá "más en cuenta" a las policías municipales y les comunicará “las incidencias que se produzcan en sus localidades”. Sin embargo, el compromiso “no quedó rubricado por escrito”, por lo que los responsables policiales más críticos se mostraron “escépticos” con el “pequeño paso” dado por Jurío, que les emplazó a mantener una nueva sesión “dentro de un mes o mes y medio para ver cómo evoluciona la situación”.

“En la Policía Foral están equivocados, ya que los cuerpos municipales no pretenden investigar asesinatos como alegan algunos mandos del Cuerpo Autonómico, pero tampoco regular exclusivamente el tráfico como pretenden ciertos sectores. Es evidente que los agentes locales muchas veces son los más rápidos en atender una emergencia de gran importancia en un primer momento porque a menudo son los que tienen gente más cerca. Y pueden hacer una labor previa importante, aunque la Policía Foral, el Cuerpo Nacional de Policía o la Guardia Civil dirijan luego la investigación. Los cuerpos locales pueden buscar testigos, acordonar la zona o realizar una primera valoración del caso”, subrayan distintas fuentes.