3 may. 2012

EL NÚMERO DE DETENIDOS POR LOS DISTURBIOS DE LA HUELGA GENERAL ASCIENDE A 33 TRAS LOS CINCO ARRESTOS DE ESTE JUEVES

Según ha confirmado LAB, el Cuerpo Nacional de Policía ha detenido hoy al responsable de Servicios del sindicato abertzale, Saúl Arangibel, al que se conoce por su presunta relación "con el entorno de Batasuna"; a Ander Bayano; a Fermín Martínez Lakuntza; a un cuarto varón cuya idenidad no ha trascendido; y a un menor de edad. Las fuentes consultadas por El Informador han agregado que miembros de diversos colectivos se han concentrado esta tarde frente a la Jefatura Superior de Policía, como ya sucediera el pasado 19 de abril. Y no se descarta que mañana se personen en la Delegación del Gobierno.


Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron este jueves a cinco personas más, una de ellas menor de edad, por su presunta vinculación con los disturbios ocurridos en Pamplona durante la pasada huelga general. Al parecer, en principio se les atribuyen delitos de desórdenes públicos, contra el derecho de los trabajadores y, en algunos casos, de daños y atentado a agente de autoridad. Hasta la fecha, las fuerzas de seguridad han arrestado ya a un total de 33 personas, 17 de ellas menores de edad, por los altercados que tuvieron lugar el pasado 29 de marzo -además, dos representantes de LAB fueron detenidos días antes de la huelga por realizar supuestamente pintadas y lanzar botes de pintura contra la sede de la Confederación de Empresarios de Navarra-.

La Delegación del Gobierno en la Comunidad foral ha confirmado que todos los arrestados de hoy a excepción del adolescente, que pronto cumplirá los 18 años y ha quedado en libertad tras prestar declaración, ya han pasado a disposición judicial. Al mismo tiempo, desde la formación sindical se ha explicado que los detenidos son el responsable de Servicios del sindicato abertzale LAB, Saúl Arangibel, Ander BayanoFermín Martínez Lakuntza, un menor y un quinto varón cuya identidad no ha trascendido. Según han apuntado distintas fuentes a El Informador, a Arangibel se le conoce por su presunta relación "con el entorno de Batasuna", mientras que al resto se le considera "parte activa de la militancia abertzale". Dos de los detenidos tienen su domicilio en Pamplona, otros dos en Ansoáin y uno en Barañáin. Cuatro de ellos son navarros y uno, natural de Oviedo.

Así mismo, "a cuatro" se les relaciona supuestamente con daños y altercados que se produjeron en un local de la calle Estafeta, en la avenida de Carlos III y en las cercanías de dos centros comerciales. Y al último se le imputaría un delito de atentado a agente de la autoridad por un incidente registrado en el transcurso de una manifestación en el paseo de Sarasate.

Las fuentes consultadas por este medio han agregado que miembros de diversos colectivos se han concentrado a las siete de la tarde de este jueves frente a la Jefatura Superior de Policía, situada en la calle General Chinchilla, como ya sucediera el pasado 19 de abril. Y no se descarta que mañana se personen en la Delegación del Gobierno.

300 establecimientos, locales y entidades bancarias sufrieron desperfectos de consideración durante la jornada de huelga, mientras que el Ayuntamiento cuantificó en 108.000 euros los daños ocasionados en el mobiliario urbano de la ciudad y el coste de los servicios de limpieza en edificios públicos. Por su parte, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona cifró en 30.000 euros los desperfectos causados en el transporte urbano y en el servicio de recogida de residuos.

33 DETENCIONES POR LA HUELGA
Además de los cinco arrestados de hoy, 14 personas fueron detenidas el mismo día de los incidentes y otras 14 el pasado 19 de abril. Tal y como adelantó El Informador, ocho de ellos podrían formar parte de la banda juvenil de los 'Minibotas' y 'Microbotas', los 'cachorros' del grupo pero "mucho más violentos" que sus mayores. Al parecer, los demás eran "afines a LAB -podría haber algún afiliado-, a Segi, Ikasle Abertzaleak, Gazte Asanblada, a las plataformas contrarias al Tren de Alta Velocidad, al colectivo Gora Iruñea y a movimientos de corte anarcoantisistema".

En concreto, dos de los 14 arrestados el mismo 29 de marzo pertenecerían presuntamente a los 'Minibotas', que cuentan con varios hermanos entre los 'cachorros', mientras que a seis menores detenidos el pasado 19 de abril se les vincularía con los 'Microbotas', que dejaron recientemente pintadas en la Ciudadela de Pamplona con sus firmas -MB o 'Mikroboots'- junto a emblemas de ETA y los SHARP -'skins antirracistas' cuyo grueso, al parecer, no respalda las prácticas de ambos grupos-. Éstos últimos serían, en principio, "los mismos menores a los que agentes de la Policía Municipal de la capital navarra identificaron en torno a las 21.00 horas del 29-M en la calle Estafeta", aunque se cree que hubo "más" integrantes del grupo "implicados".

Como ya dio a conocer este medio, los 'Minibotas' y 'Microbotas' cuentan "con miembros en distintos clubes de fútbol navarros" -se sospecha que el supuesto "dinamizador" de esta banda juvenil, de la que forman parte unos 40 menores y jóvenes, podría ser un canterano de Osasuna, mientras que el nombre del resto de entidades afectadas no ha trascendido aún-.

Hasta la fecha, no se ha corroborado que esta banda juvenil tenga una "estructura jerárquica consolidada", pero sí se cree que podrían existir "ciertos niveles", compuestos por "cuatro cabecillas", "tres gregarios" y "unos 30 peones".

Precisamente, entre los seis detenidos del pasado 19 de abril figura uno de sus teóricos "cabecillas", al que las fuerzas de seguridad tomaron los datos personales tras los daños causados en 18 vehículos y 4 establecimientos de San Juan y La Taconera, como ya desveló El Informador. Al parecer, ha sido "expulsado varias veces" del instituto por presuntas "amenazas de muerte a profesores y alumnos", aunque no ha trascendido si los afectados denunciaron los hechos. Fue arrestado con anterioridad por romper supuestamente la luna de un coche y podría haber tenido un papel "muy activo" en "las agresiones, reyertas y amenazas de muerte y de violación" protagonizadas contra jóvenes y adolescentes como los 'heavies' del bar Atxiki. La trifulca más grave tuvo lugar el pasado 4 de marzo, cuando una treintena de 'minibotas' y 'microbotas' presuntamente "atacaron" a los 'heavies' del local "armados con palos, navajas, puños americanos y sprays de pimienta".


En total, unos "diez clientes" resultaron heridos. Precisamente, otro de los detenidos el 19 de abril era el supuesto autor material de la agresión con arma blanca que sufrió uno de los 'heavies' en la refriega. Fue arrestado por aquellos hechos y "reubicado" en un nuevo centro escolar.


Al parecer, junto a este menor también fue detenido otro adolescente al que la Policía Municipal ya arrestó en el Chupinazo de 2010 -fue absuelto por estos hechos, aunque la sentencia se ha recurrido-. Mientras que ambos podrían figurar en el escalafón intermedio del grupo, los otros tres teóricos 'microbotas' detenidos hace quince días tendrían "menos influencia" dentro del grupo. Por el momento, no se ha constatado que los 'cachorros' "obedezcan órdenes" de los 'Minibotas'.

POSIBLE RESPALDO DE "DESCONTENTOS CON EL PROCESO DE PAZ"
Aunque "los 'Minibotas' y 'Microbotas' no actúan en nombre de la izquierda abertzale oficial", los últimos gestos de algunos conocidos líderes políticos han llevado a las fuerzas de seguridad a intuir que esta banda juvenil recibe, a su juicio, "un cierto apoyo de algunas personas adultas". Por desgracia, lo que comenzó como supuestas "acciones violentas" contra otros chavales de la ciudad parece "haberse convertido en un tema de carácter político", a pesar de que este medio dio a conocer la gravedad de la situación a distintas partes afectadas desde el pasado 11 de marzo para intentar frenar el conflicto.

"Es cierto que algunos sectores están descontentos con la marcha del proceso de paz, porque a su juicio no se están produciendo los avances esperados. De ahí que tal vez quieran utilizar a los 'Microbotas' y 'Minibotas', al igual que a otros radicales, como punta de lanza para presionar en sus reivindicaciones. Los autores materiales de los destrozos más importantes de la huelga se escondieron al fondo de la marcha convocada por LAB a su paso por la avenida de Carlos III, tras varios adultos que caminaban con silletas. Y programaron el 29-M como una jornada de lucha al más puro estilo de las protagonizadas años atrás por la izquierda abertzale radical, aunque esta vez se escondieron tras las movilizaciones de un sindicato", señalaron distintas fuentes.

Tras la actuación policial del pasado 19 de abril, tuvo lugar una rueda de prensa convocada por los sindicatos LAB, ESK y CGT, en la que estuvieron "representantes de la izquierda abertzale como Txelui Moreno, de Bildu, de la Asamblea de Parados, de la Asociación de Jubilados y Pensionistas Sasoia, de colectivos contrarios al Tren de Alta Velocidad y algunos cargos electos de distintas localidades de la Comarca de Pamplona". En el acto, se criticó la "tropelía" cometida por el Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Municipal de Pamplona.

Y poco después de las cinco de la tarde, "unas 200 personas", entre quienes "igualmente se encontraba Txelui Moreno", se presentaron frente a la Jefatura Superior de Policía, situada en la calle General Chinchilla, "gritando frases a favor de la liberación de los presos vascos u otras como ¡Que se vayan, se vayan, se vayan!". Pero lo más llamativo es que, al parecer, varios de los supuestos 'microbotas' detenidos "cuentan ya con apoyo legal de abogados relacionados con la izquierda abertzale".