14 may. 2012

DOS DETENIDOS EN BURLADA POR ROMPER LA NARIZ A UN VARÓN EN UN BAR Y ROBAR CHATARRA EN UNA NAVE RESPECTIVAMENTE

Efectivos de la Policía Municipal de Burlada detuvieron el pasado fin de semana a dos varones de nacionalidad española como presuntos autores de una agresión con resultado de lesiones en el primer caso y de robo con fuerza y "escalamiento" en el segundo.

Según informó el Cuerpo de la localidad navarra, el primer arresto se llevó a cabo después de que una patrulla tuviera que intervenir en un bar debido a "una fuerte pelea" entre dos personas. Un ciudadano había alertado de la trifulca, y cuando los agentes llegaron al lugar de los hechos, encontraron a un individuo sangrando "abundantemente por la nariz". Al parecer, había sido golpeado por otro "que se encontraba en las inmediaciones".

Tras proceder a la identificación de los implicados, ambos vecinos del municipio y "sobradamente conocidos por anteriores intervenciones", se derivó al herido al Centro de Salud, donde fue atendido de la "fractura" que presentaba en "los huesos" del aparato nasal.

Al tener conocimiento del alcance de las lesiones y viendo que podían ser constitutivas de un "delito", localizaron y detuvieron al supuesto agresor. Posteriormente, el juez decretó su libertad provisional, aunque para "dar protección" a la víctima y evitar posibles sucesos "similares", le impuso la "prohibición de acercarse" al afectado como medida cautelar.

DETENIDO EN UNA NAVE DE UN POLÍGONO
El segundo arresto se llevó a cabo en el polígono industrial de Iturrondo. Un vigilante de una empresa  avisó de que había visto cómo una persona accedía a una nave "saltando la valla", de modo que varios efectivos "inspeccionaron" el lugar indicado, pero no observaron "nada anormal".

Poco después, durante un dispositivo de vigilancia "habitual", los policías avistaron junto a otra empresa de la zona un vehículo que "hacía un mes aproximadamente", había sido utilizado para "transportar chatarra robada".

Tras hallar "restos de perfilería metálica" junto a la valla que delimita el recinto de la compañía, los agentes pasaron al interior. Y debajo de un contenedor, encontraron al mismo hombre que había sido arrestado treinta días atrás.

El implicado declaró que cogía chatarra "para venderla" porque no tenía "para comer", y admitió "que había sacado los perfiles" descubiertos al lado de la valla. Al mirar en su coche, los policías lo vieron "repleto de rejillas de aluminio", por lo que fue detenido y puesto a disposición judicial junto a su vehículo.