24 may. 2012

DESTAPAN UN SUPUESTO FRAUDE DEL IVA DE 20 MILLONES, EL MAYOR DE NAVARRA, TRAS DESARTICULAR UNA SUPUESTA ORGANIZACIÓN CRIMINAL

La ‘Operación Petronor’, llevada a cabo por la Guardia Civil los pasados 10 y 11 de abril en distintas regiones españolas, se saldó con al menos siete detenidos, dos de ellos en Pamplona y cinco en Galicia, donde se habla, al parecer, de “unos 50 millones de euros más”. A todos ellos se les relaciona supuestamente con un “grupo de empresas”, cuya compañía matriz “importaba gasóleo sin refinar desde Turquía” y lo vendía después en diferentes comunidades “a un euro menos” el litro respecto a su precio medio en el mercado. El presunto fraude en el pago del IVA se habría producido mediante la emisión de facturas falsas “en concepto de costes”, con el objetivo de “contrarrestar en gran medida” los impuestos “que debían abonarse por las ventas”. Algunas fuentes creen que podría tratarse del caso más grave de esta naturaleza registrado en el sector español de los carburantes. Y no se descarta que haya más arrestados en otras provincias.

La desarticulación de una presunta organización criminal que se dedicaba a la “compra-venta de gasóleo” y que operaba en distintas comunidades españolas a través de “un grupo de empresas” ha servido para destapar el supuesto fraude en el pago del IVA “más importante en la historia de Navarra”, que podría ascender a “unos 20 millones de euros”. Una suma a la que habría que añadir las cantidades detectadas en regiones como Galicia, donde al parecer se habla de 50 millones más. Algunas fuentes creen que podría tratarse del caso más grave de esta naturaleza conocido en España dentro del sector de los carburantes.

Según ha sabido El Informador, agentes del Grupo de Delitos Económicos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, en el marco de la ‘Operación Petronor’, detuvieron “de forma simultánea” al menos a siete personas durante los días 10 y 11 de abril, cinco de ellas en tierras gallegas y otras dos en Pamplona. A estas últimas se les vincula con la sociedad “Lexin Corporación 21 S.L.”.

Ahora bien, no se descarta que haya más arrestados en otras comunidades, ya que la investigación continúa “abierta” y ha permanecido hasta ahora “bajo secreto de sumario” por orden del titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, que dirige las pesquisas. Al parecer, el magistrado atribuye a los implicados “delitos contra la Hacienda Pública, de pertenencia a organización criminal y de falsificación documental”.

Los primeros indicios apuntan a que la empresa matriz de la trama presuntamente “importaba gasóleo sin refinar desde Turquía”, que después vendía en varios puntos del territorio español “a un euro menos” el litro respecto al precio medio de este carburante en el mercado. El hipotético fraude del IVA habría consistido en la emisión de facturas falsas “en concepto de costes”, con el objetivo de “contrarrestar en gran medida” los impuestos “que debían abonar por las ventas”. Por el momento, no hay confirmación oficial de que la compañía petrolífera que dio nombre a la operación tenga alguna relación con estos hechos.

EL SISTEMA DEL “CARRUSEL”
Las fuentes consultadas por este medio apuntaron que el supuesto fraude podría haberse cometido mediante el método del “carrusel”, lo que conllevaría la participación de distintas empresas que, “en la mayoría de los casos”, podrían ser “ficticias”. Este sistema de actuación “en cadena” haría “más compleja” la labor de los investigadores, debido a las dificultades que conlleva “llegar a la empresa matriz que vendía las mercancías y, después, al resto que colaboraban”. “Era imposible competir con ellos”, destacan algunos empresarios.

En este sentido, aún no ha trascendido el rol que ejercían los dos arrestados en la capital navarra, ambos nacidos en otras comunidades, aunque sí se ha constatado que trabajaban en la sede que la compañía “Lexin Corporación 21 S.L.” tenía en la calle Irunlarrea, situada en el barrio pamplonés de Mendebaldea. Tampoco se ha hecho público si ése es el nombre de la empresa que encabezaba la trama. De hecho, algunas fuentes sospechan que los dos detenidos en la Comunidad foral “tal vez no tuvieran un conocimiento real de las presuntas facturas falsas que se emitían para no pagar el IVA”, aunque es posible que sí supieran “algunos detalles acerca de cómo se comercializaba el carburante”.

Durante la intervención del pasado mes de abril, los efectivos de la Guardia Civil “registraron” diversas oficinas de una serie de compañías, incluida la afincada en la capital navarra. Así lo han confirmado varios vecinos que residen en el bloque donde se encontraba la empresa, que “podría permanecer cerrada desde entonces”.

“El despliegue policial fue muy importante. Los agentes se llevaron mucha cajas con documentación y material informático”, destacaron a El Informador. Ahora bien, el “secretismo” y la “discreción” instaurados en la Audiencia Nacional hicieron que, durante todo este tiempo, se desconociera la existencia de la investigación, que podría conllevar nuevos arrestos e inspecciones. Al menos uno de los detenidos en la capital navarra permanece en libertad con cargos.

LA INTERVENCIÓN EN GALICIA
Por su parte, distintas fuentes afirman que los agentes del Instituto Armado habrían arrestado en Galicia a un empresario de Pontevedra y a otras cuatro personas, dos de ellas en la localidad de Sanxenxo.

“Este empresario comenzó como transportista de mercancías hasta que montó su propio negocio de distribución de carburantes”, agregaron. Al parecer, la Guardia Civil también se hizo con “gran cantidad de documentos” en las inspecciones efectuadas en territorio gallego.