9 abr. 2012

OPERACIÓN POLICIAL "SIN PRECEDENTES" PARA INTENTAR FRENAR LOS ROBOS DE DIEZ BANDAS "ORGANIZADAS"

Las fuerzas de seguridad atribuyen a organizaciones "criminales" del Este, Latinoamérica y el Magreb el "incremento" registrado el pasado mes de enero en los robos cometidos en domicilios y comercios de la Comarca de Pamplona. De ahí que un mes más tarde pusieran en marcha la 'Operación Sigur', "aún en curso" y en la que participan el Cuerpo Nacional de Policía; las policías municipales de Pamplona, Villava y Burlada; la Guardia Civil; y la Policía Foral. Casi todos estos grupos son itinerantes y muchos utilizan tecnología de última generación para comprobar si hay personas en las viviendas. Aunque el plan ya ha propiciado varias detenciones, algunos mandos admiten al mismo tiempo que "es muy difícil erradicar por completo las actividades de estas bandas, entre otros motivos porque cambian a menudo a los autores materiales de los robos para no llamar la atención".


Los repetidos robos cometidos por una decena de bandas "organizadas" procedentes del Este de Europa, Latinoamérica y el Magreb pusieron en alerta a las fuerzas de seguridad navarras el pasado mes de enero, cuando se registró un "incremento" de esta clase de delitos en domicilios y comercios de la Comarca de Pamplona. Ante su "alto grado de sofisticación y su reincidencia", un mes después se puso en marcha la denominada 'Operación Sigur', "aún en curso" y en la que participan "de forma conjunta" el Cuerpo Nacional de Policía; las policías municipales de Pamplona, Burlada y Villava; la Guardia Civil y la Policía Foral. Fuentes policiales han asegurado a El Informador que la "magnitud" del plan, que supone la reactivación de la 'Operación Piso', llevada a cabo en 2011, "no tiene precedentes". "Varias personas ya han sido detenidas, aunque es muy difícil erradicar por completo las actividades de estas bandas, entre otros motivos porque cambian a menudo a los autores materiales de los robos para no llamar la atención, lo que dificulta las investigaciones", resaltan.

En concreto, el pasado 14 de marzo fueron arrestados cuatro ciudadanos georgianos, a los que se atribuyen presuntamente 23 robos en viviendas y un "delito de pertenencia a organización criminal", ya que podrían formar parte de una banda "plenamente estructurada, jerarquizada y asentada en Europa", que se desplazaba por "toda la geografía nacional" para delinquir. Uno de ellos ya está en prisión, "a la espera de su expulsión de España".

Además, las fuentes consultadas han adelantado a este medio que agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a siete personas de origen colombiano en Toledo tras actuar supuestamente en "al menos" dos pisos de Pamplona. Los efectivos les requisaron distintas joyas que, al parecer, habían sustraído en dichas viviendas.

El "alto nivel de vida" de la capital navarra y sus alrededores es un "atractivo" añadido para los ladrones. De hecho, el aumento de los robos afecta a una gran cantidad de zonas como "el centro de la ciudad, las avenidas de Pío XII y Sancho El Fuerte, Mendebaldea, Iturrama, Rochapea, Buztintxuri, Ermitagaña, San Jorge, Burlada o Villava", entre otras. Así aparece reflejado en los dossieres del caso, a los que ha tenido acceso El Informador. Sin embargo, en ellos no se ofrecen cifras sobre el número de delitos perpetrados por estas bandas en los últimos meses.

Varios mandos han indicado que estas organizaciones "criminales" son "itinerantes" en la mayoría de los casos y que tienden a seguir un 'modus operandi' similar: antes de entrar en las viviendas, muchas de ellas utilizan "tecnología de última generación" para comprobar si hay personas en el interior. Entre otros instrumentos, suelen disponer de "sensores de movimiento, de temperatura y microcámaras fijadas a un cable que cuelan por las rendijas inferiores de las puertas".

En ocasiones, los ladrones se han hecho pasar por operadores de telefonía u obreros para entrar a los edificios, como sucedió recientemente poco después de la una y media de la tarde en el bloque número 2 de la plaza de Merindades, en Pamplona. Y cuando se encuentran junto a la entrada del inmueble, sacan su instrumental para cerciorarse de que éste se encuentra vacío. "Las horas en las que se cometen más robos son entre las 10.00 y las 20.30 horas en el caso de los domicilios y entre las 22.30 y las 07.00 horas en los comercios", señalan los informes de la operación.

PROCEDENCIA DE ESTAS BANDAS "ORGANIZADAS"
Las bandas del Este detectadas hasta la fecha proceden de Georgia, Macedonia, Rumanía y Croacia y son "las que disponen de una mayor preparación". Los miembros de algunas de ellas llegan a España desde sus países de origen y, tras cometer varios robos seguidos, regresan a su tierra. Las edades de sus integrantes "oscilan entre los 25 y los 30 años", mientras que los delincuentes latinoamericanos actúan en pequeños grupos de "dos o tres personas" y también participan en delitos a menor escala como "hurtos o asaltos a representantes de joyerías". Los grupos formados por magrebíes, cuya presencia es "más esporádica", suelen llegar a Navarra desde otras comunidades como "Cantabria, Vizcaya o Álava".

ROBOS "SIN AGRESIONES A LAS VÍCTIMAS"
Sin embargo, estas fuentes aseguran que los ladrones no suelen recurrir a la violencia para amedrentar a sus víctimas, ya que las condenas son "más duras" cuando concurren agresiones o delitos de sangre. De hecho, en varios casos los 'cacos' salieron huyendo cuando los propietarios se despertaron y percataron de su presencia.

A priori, la 'Operación Sigur' podría parecer una más, pero los mandos con los que ha contactado este medio subrayan que "jamás" habían visto un despliegue como éste. "El tema es realmente delicado y no podemos obviarlo. Los ciudadanos tienen que extremar las medidas de seguridad y aplicar los consejos prácticos de prevención que dan los cuerpos policiales. Todos debemos cerrar la puerta con llave por dentro cuando estemos en casa", destacan.


Así mismo, remarcan que cada día se cometen en España entre 50.000 y 60.000 robos. Unas cifras que han aumentado en gran medida tras el estallido de la crisis económica. "Muchos de estos delincuentes trabajaban en sectores como el de la construcción, la agricultura… El incremento del paro ha influido claramente en el aumento de los robos. No se puede negar por más tiempo. Los propios policías estamos preocupados", argumentan.

VIGILANCIA "CONSTANTE"
Los dispositivos diseñados por las fuerzas de seguridad se mantienen operativos "todos los días de la semana". Además de vigilar las zonas más afectadas y de cubrir puntos estratégicos de acceso a Pamplona, tanto de entrada como de salida, los investigadores hacen un seguimiento de los efectos sustraídos "para tratar de recuperarlos". También estudian las actividades de aquellos presos "que permanecen internos por esta clase de delitos".

SISTEMAS EMPLEADOS POR LOS DELINCUENTES
Uno de los métodos más empleados por los ladrones en las viviendas, donde suelen actuar principalmente durante el día, es el sistema del 'resbalón', que consiste en deslizar radiografías o tarjetas de plástico entre el marco de la puerta y la cerradura.

Pero también hay otros como el 'bumping' (golpeo en español), que permite el acceso al interior de los pisos de forma "sencilla, silenciosa y sin dejar rastro de fuerza" en las cerraduras. Antes de forzarlas, éstas se desbloquean con una llave manipulada a la que se golpea "de manera reiterada" con un objeto como un destornillador. "Más del 90 por ciento de las cerraduras del mercado puede forzarse con este método. Cuando se introduce una llave 'bump' y se le golpea, se transmite el impulso a los cilindros, que tienden a permanecer fijos en su lugar, mientras que los contracilindros se separan de ellos durante unos breves instantes, en los que se libera la seguridad de la línea de corte y es posible girar la llave", detallan los dossieres de la 'Operación Sigur'.

El uso de las denominadas 'magic keys' o 'llaves mágicas' es otro de los sistemas más "limpios" para los delincuentes, ya que facilita la apertura de las cerraduras "sin dejar marcas". Los ladrones también suelen utilizar una tercera técnica, que se basa en la "introducción de un tornillo de alta resistencia en la cerradura", que posteriormente se extrae "con un sacacorchos" para "fracturar el bombín".


En el caso de los comercios, especialmente "en estancos y salones recreativos", los delincuentes prefieren robar de noche y recurren sobre todo al 'butrón', que supone realizar un agujero en la pared de un local o trastero contiguo al establecimiento. Los delincuentes suelen usar "mazas o hachas" en estas tareas. 

NOTA EDITORIAL: Para no entorpecer las investigaciones policiales, El Informador ha omitido los detalles operativos sobre los dispositivos de vigilancia puestos en marcha por las fuerzas de seguridad.