17 abr. 2012

LAS POLICÍAS MUNICIPALES PIDEN REUNIRSE CON LA DIRECTORA GENERAL DE INTERIOR POR EL PROTOCOLO DEL 112

En un encuentro celebrado este martes entre los jefes de los cuerpos locales navarros y el director de Seguridad Pública del Gobierno Foral, éste se comprometió a trasladar su "malestar" a Inmaculada Jurío, quien no ha dado "ninguna explicación hasta la fecha", afirman a El Informador desde distintas fuerzas de seguridad que operan en Navarra.


Tras el conflicto suscitado por la aplicación "unilateral" de un nuevo protocolo para la gestión de las incidencias del 112-SOS Navarra, que obliga a trasladar primero los casos a la Policía Foral y "no al cuerpo que esté más cerca del lugar", había gran interés en saber si el Departamento de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior, dirigido por Roberto Jiménez, daba alguna explicación "oficial" a las policías municipales de Navarra. El escenario era propicio, ya que este martes los jefes de los cuerpos locales debían reunirse con el director del Sistema de Seguridad Pública, de quien depende la Sección de Coordinación de Policías Locales y Sistemas de Seguridad. Pero el encuentro sirvió de poco.

Aunque la sesión se había convocado en principio para tratar "distintos temas sobre la modificación del Reglamento Marco de Policías, que no se ha actualizado desde 1989", distintas fuentes señalaron a El Informador que gran parte de los cuerpos mostraron su "malestar" por un sistema que "retrasa los tiempos de actuación y supone un claro perjuicio para los ciudadanos". También solicitaron la celebración de una reunión con la directora general de Justicia e Interior, Inmaculada Jurío, que "aún no ha dado ninguna explicación oficial al respecto, al igual que Jiménez". En total, acudieron a la sesión los representantes de cerca de una veintena de cuerpos.

Al parecer, el director del Sistema de Seguridad Pública de Navarra "recogió el testigo" y dijo que haría llegar el mensaje a su departamento. "Intuíamos que no nos aclararía mucho. Porque, a fin de cuentas, esto es un tema de la Dirección General. Pero es que ni Jurío ni el consejero han hablado sobre el protocolo, ni a las fuerzas de seguridad ni a la opinión pública", indicaron las fuentes con las que contactó este medio, que adelantó el contenido del documento el pasado 3 de abril.


Además, precisaron que la directora general de Justicia e Interior "tan sólo ha mantenido algún encuentro con jefes de policías municipales de la Ribera" desde que tomó posesión de su cargo y ha estado "en una ocasión" con el máximo responsable de la de Pamplona. Una reunión que "no tuvo lugar con motivo de la entrada en vigor del nuevo sistema del 112-SOS Navarra, sino para tratar temas concretos el pasado 9 de marzo durante la constitución de la Junta de Seguridad Local de la capital navarra".

En la sesión de este martes, se puso de manifiesto que Jurío "tal vez trate de hablar directamente" con los alcaldes de los municipios afectados y "no con los responsables de los cuerpos", lo que a juicio de algunos de ellos "podría ser una trampa". "Varios responsables de policías municipales han dejado claro que si ella lleva a varios técnicos a esa reunión para convencer con sus datos y opiniones, ellos acompañarán a sus alcaldes, porque como es lógico éstos no tienen el mismo conocimiento sobre el funcionamiento de los cuerpos policiales", subrayaron.

Algunas fuentes fueron más allá al valorar que, al parecer, "Jurío no descarta reunirse antes con los sindicatos que con los jefes de las policías municipales", aunque este extremo aún no se ha confirmado: "Si lo hace sería algo kafkiano, no porque los responsables sean más importantes, sino porque representan a lo cuerpos". Se da la circunstancia de que varias formaciones sindicales ya han mostrado su disconformidad con el nuevo sistema.


REACCIONES CONTRA EL PROTOCOLO
Tal y como publicó El Informador, algunos cuerpos como los de Pamplona o Burlada ya han dado un paso al frente y están elaborando tarjetas con sus números de teléfono "para urgencias policiales". La tensión ha llegado hasta tal punto de que en el Cuerpo de la capital navarra "sí" se cubren las "urgencias importantes" que le transfiere la Policía Foral "para no perjudicar a los pamploneses", pero "no todos los casos que sus dirigentes descarten". Lo mismo sucede en Burlada, donde también se atienden las "incidencias urgentes", aunque el resto se analiza "previamente" desde la Jefatura de la Policía Municipal antes de tomar una decisión.

Así mismo, en el encuentro de ayer varios jefes de cuerpos municipales con "plantillas reducidas" apuntaron que, a partir de ahora, "se pondrán en contacto directamente con la Guardia Civil o con la Policía Nacional, no con la Policía Foral". Presuntamente, en alguna localidad incluso "se está llamando a la DYA y no al 112-SOS Navarra cuando llega a la emisora policial alguna incidencia que requiere la intervención de ambulancias para evitar demoras".

"El 112-SOS Navarra nació para coordinar las urgencias médicas, accidentes, incidencias… Los temas policiales se abordaban en un primer momento con el 091 de la Policía Nacional, con el 092 de la Policía Municipal de Pamplona, con el 062 de la Guardia Civil… Luego se propuso que las llamadas para temas policiales también se coordinaran con el 112-SOS Navarra, una decisión que fue correcta porque ayudaba a actuar con más rapidez. Sobre todo, porque quien tenía efectivos más cerca era quien acudía a cubrir el suceso. Pero el nuevo protocolo obliga a trasladar primero todas las incidencias de relevancia a la Policía Foral, que luego decide si las cubre o las traslada a otro cuerpo. Y ni siquiera nos han pedido nuestra opinión. Es un retroceso evidente en el objetivo de mejorar la coordinación policial", destacan desde distintos cuerpos.