11 abr. 2012

LAS POLICÍAS MUNICIPALES MOSTRARÁN SU "MALESTAR" AL GOBIERNO FORAL POR EL NUEVO PROTOCOLO DEL 112

Salvo sorpresa, prevén trasladar su disconformidad al Ejecutivo navarro durante la reunión que mantendrán el día 17 con el director del Sistema de Seguridad Pública de Navarra, que a su vez dirige la Sección de Coordinación de Policías Locales y Sistemas de Seguridad. Algunos cuerpos como los de Pamplona o Burlada están elaborando tarjetas con sus números de teléfono "para urgencias policiales", ya que el nuevo sistema, que obliga al 112-SOS Navarra a trasladar primero las incidencias a la Policía Foral, "está provocando retrasos en las actuaciones y perjudica claramente a los ciudadanos", critican fuentes policiales.


Con motivo de una reunión que tendrá lugar el próximo día 17 para tratar "diversos asuntos", distintas policías municipales de Navarra prevén mostrar al Gobierno foral su "malestar" por la aplicación "unilateral" y "sin previo aviso" del nuevo protocolo para la gestión de las incidencias que recibe 112-SOS Navarra. El documento, cuyo contenido fue desvelado por El Informador el pasado día 3, obliga a trasladar los sucesos en un primer momento a la Policía Foral, que después decide "si los cubre o los remite a otros cuerpos". Según ha sabido este medio, a la sesión, que al parecer "no se había convocado con este fin", acudirá en principio el director del Sistema de Seguridad Pública del Ejecutivo navarro, de quien depende a su vez la Sección de Coordinación de Policías Locales y Sistemas de Seguridad.



Fuentes de todas las fuerzas de seguridad, incluidas la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía y la propia Policía Foral, han explicado a este medio que el nuevo sistema supone "un perjuicio para los ciudadanos porque retrasa los tiempos de respuesta, como ya se ha visto supuestamente en varios casos". Las primeras reacciones no se han hecho esperar y, en algunas localidades como Pamplona o Burlada, ya se están elaborando tarjetas para las "urgencias policiales" con los teléfonos de sus policías municipales .

En varios cuerpos aseguran incluso que "el Departamento de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior aún no les ha enviado de manera formal el texto" y que "sólo" lo conocen "extraoficialmente", aunque entró en vigor "el pasado mes de febrero". "El protocolo no se basa en el principio de que atienda el suceso quien cuente con efectivos más cerca, como sucedía hasta ahora. Interior quiere quedarse con las investigaciones de más trascendencia, tener todo el protagonismo, mejorar las estadísticas de la Policía Foral, que algunos días está desbordada, y controlar la gestión de la información que se hace pública. Creen que la Agencia Navarra de Emergencias les pertenece, cuando realmente son los contribuyentes quienes la mantienen. Y lo que éstos quieren es eficacia cuando necesitan a la policía", resaltan.

TARJETAS "PARA LAS URGENCIAS POLICIALES"
En el caso de la capital navarra, la Policía Municipal ha diseñado unas tarjetas específicas como la reproducida en este artículo. En su parte delantera muestran el teléfono del 092 junto al escudo de la ciudad y el texto "para urgencias policiales". Además, en el reverso puede leerse el siguiente mensaje: "Para urgencias policiales: Teléfono 092. Para sugerencias y necesidades: 092@pamplona.es. Disponibilidad permanente". La tensión ha llegado hasta tal punto de que en el Cuerpo de la capital navarra "sí" se cubren las "urgencias importantes" que le transfiere la Policía Foral "para no dañar a los afectados", pero "no todos los casos que ésta descarte".

Parecida es la situación en Burlada, donde el Ayuntamiento dispone de efectivos operativos las 24 horas del día y ya se está trabajando igualmente en la "elaboración de tarjetas", que estarán listas "en una semana más o menos". También se prevé rotular uno de los vehículos policiales que aún no contaba con el número de atención a los ciudadanos (948 24 25 42) y, al igual que sucede en Pamplona, se ha optado por atender las "urgencias" que le lleguen del Cuerpo Autonómico, aunque el resto de incidencias se analiza "previamente" desde la Jefatura de la Policía Municipal.

Además, las fuentes consultadas no descartan que en otros municipios también se estén buzoneando pasquines entre los vecinos con los números de teléfono de su Policía Municipal, aunque este extremo aún no se ha confirmado.

LOS CIUDADANOS, LOS PRINCIPALES "DAMNIFICADOS"
Los agentes con los que ha contactado este medio creen que el nuevo protocolo conlleva un "retroceso" en las relaciones entre las distintas fuerzas de seguridad que operan en Navarra.

"Por un lado nos hablan constantemente de la necesidad de fomentar la coordinación policial y, por otra parte, nos clavan un cuchillo por la espalda con una decisión de este tipo, sobre la que no se ha consultado a nadie. Porque más allá de los problemas internos que pueda haber, el nuevo protocolo afecta a la calidad del servicio, ya que las incidencias primero se trasladan al Centro de Mando y Coordinación (CMC) de la Policía Foral, que tras valorar la situación con los responsables pertinentes comunica si acude a un suceso o lo remite a otro cuerpo. Esos minutos de demora pueden ser cruciales cuando se necesita la actuación inmediata de agentes de la autoridad. Y encima, si los policías municipales llegan después tarde al lugar de los hechos por este problema, tienen que enfrentarse con la indignación de quienes han pedido ayuda y justificarse", resaltan.


La medida adoptada por el Ejecutivo navarro también afecta al Cuerpo Nacional de Policía, que "ya apenas recibe llamadas del 112", y a la Guardia Civil, que "se ha visto relegada a un papel secundario en muchos municipios donde cuenta con puestos fijos, a diferencia de la Policía Foral". Además, desde la entrada en vigor del nuevo sistema el Cuerpo autonómico presuntamente ha tenido que "movilizar" efectivos "desde Tafalla" en alguna ocasión para atender sucesos ocurridos en la Comarca de Pamplona.