15 abr. 2012

INTERIOR RECTIFICA Y MANTIENE DOS ESCOLTAS A VARIOS ALTOS CARGOS DEL PPN Y EL PSN, PERO A "NINGUNO" DE UPN


Por parte de los populares conservan este sistema de protección dos parlamentarios navarros y dos representantes en instituciones nacionales e internacionales, al igual que dos altos cargos de la Ejecutiva socialista, que no ejercen como consejeros del Gobierno Navarro ni ocupan un escaño en la Cámara foral, aunque sí tienen un gran peso dentro del partido. Sin embargo, el ministerio ha suprimido "todos" estos servicios en la formación regionalista. Debido a las distintas versiones que se ofrecen desde los tres partidos sobre la reducción de escoltas aplicada en Navarra el pasado 21 marzo, El Informador ha optado por reproducirlas de manera individual y sólo ofrecerá a modo de datos aquellas cuestiones en las que coinciden.


EL INFORMADOR. PAMPLONA

Después de que el pasado 21 de marzo 170 escoltas privados dejaran sus puestos en Navarra, el Ministerio del Interior ha dado marcha atrás en su planteamiento inicial de suprimir "todos" los servicios dobles de protección, tras haber asegurado inicialmente que su decisión se "debía a la reducción de riesgos" existente por el "cese definitivo de las acciones armadas" de ETA. Según ha sabido El Informador, Interior ha optado por conservarlos a varios cargos del PPN y del PSN, pero a "ninguno" de UPN, donde "se han eliminado por completo". Por parte de los populares, lo mantienen dos parlamentarios forales y dos representantes en instituciones nacionales e internacionales. Y en la formación socialista, dos altos cargos de su Ejecutiva, que no ejercen como consejeros del Gobierno navarro ni ocupan un escaño en la Cámara foral, aunque sí tienen un gran peso dentro del partido.

Debido a las distintas versiones que se ofrecen desde UPN, PSN y PPN sobre esta fase del proceso de reducción de escoltas, este medio ha optado por presentar como datos objetivos aquellas cuestiones en las que coinciden y por reproducir después sus valoraciones siguiendo el orden de representatividad que tienen en el Parlamento foral -19, 9 y 4 escaños respectivamente-.

LA REUNIÓN EN LA DELEGACIÓN DEL GOBIERNO
Unos pocos días antes de que se hiciera efectiva la medida, las tres formaciones fueron convocadas a una reunión que tuvo lugar en la Delegación del Gobierno en Navarra. En el encuentro, un alto cargo del ministerio les explicó detalladamente el plan, que ya comenzó a ejecutarse a principios de 2010 y que, según distintas fuentes, podría conllevar la "desaparición casi total de los escoltas en la Comunidad a partir de junio", tal y como informó recientemente este medio.

En concreto, se les anunció que todos los miembros del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Pamplona perderían la protección, a excepción de dos tenientes de alcalde; el concejal delegado del Área de Seguridad Ciudadana, Ignacio Polo; y un cuarto edil especialmente amenazado cuyo nombre no ha trascendido -el alcalde, Enrique Maya, cuenta con un dispositivo de la Policía Municipal-. Los concejales del PSN y el PPN también se quedarían sin escolta, mientras que los parlamentarios forales pasarían a tener uno, no dos como hasta entonces.
  
En localidades navarras "especialmente conflictivas" como Burlada o Barañáin, ya se había pasado del sistema doble al simple salvo en el caso de los alcaldes, a quienes se les pensaba aplicar el 21 de marzo. Por el contrario, en zonas "poco problemáticas" se abogó por la "eliminación total" del servicio, como también les sucedió a los jueces y fiscales de Navarra, salvo al fiscal superior, Javier Muñoz Cuesta, y al presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad foral, Juan Manuel Fernández. Eso sí, en el ámbito judicial se hizo "alguna excepción puntual".

UPN CREE QUE LOS CAMBIOS SE HICIERON "POR PRESIONES DEL PPN"
Las discrepancias en las opiniones de UPN, PSN y PSN surgen a partir de este momento.  Fuentes de la formación que preside Yolanda Barcina afirman que días después de la reunión, representantes de los populares "se pusieron en contacto con su partido para preguntarles si iban a solicitar que algunos servicios dobles no desaparecieran". Una llamada a la que habría seguido una segunda "de Interior", en la que se precisó a UPN "que podía elegir a dos o tres personas a las que conservar este sistema de protección". La respuesta fue clara.

"El ministerio no estaba actuando conforme al criterio de reducción de riesgos, sino que ofreció al propio partido elegir los nombres. En UPN respondimos que esas decisiones correspondían a los profesionales de Interior encargados de analizar la situación de las personas amenazadas. Y dijimos que si Interior había decidido quitar los escoltas dobles porque los riesgos supuestamente habían disminuido, tenía que dar una justificación clara que explicase su cambio de postura. Nosotros no teníamos por qué tomar esas medidas de manera subjetiva, ya que el plan lo había diseñado la Secretaría de Estado. Si primero querían quitar los servicios, eran ellos quienes debían precisar después a quién había que reponérselo", destacan las fuentes con las que ha contactado este medio.

"Todos" los regionalistas que contaban con dos escoltas "los perdieron" entonces, "incluyendo los diputados y senadores". Al conocer que a varios cargos del PPN y el PSN se les mantenía, UPN trasladó su "sorpresa" a Interior y "criticó" que "la decisión se debiera a las presiones de los populares navarros". "Parece que lo único que querían algunos era seguir con chófer, ya que en los servicios dobles uno de los escoltas conduce el coche", remarcan.

EL PSN OPTÓ POR DOS CALTOS CARGOS DE SU EJECUTIVA
En el PSN admiten que días después de la reunión celebrada en la Delegación del Gobierno, se les planteó "no suprimir la doble protección en algunos casos". Y tras analizar el tema "internamente", los dirigentes del partido que dirige Roberto Jiménez optaron por que la mantuvieran "dos altos cargos de su Ejecutiva", que no ejercen como consejeros ni como parlamentarios, pero sí tienen un gran peso en el partido. "Lo lógico era que la conservaran los miembros más importantes dentro del escalafón directivo. Los elegidos ya contaban antes con dos escoltas", señalan. Algunos socialistas también creen que "si no hubiera sido por el PPN, este sistema de protección probablemente se habría eliminado", aunque consideran que Interior "tal vez se precipitó en un primer momento".

EL PPN CONTRADICE LA VERSIÓN DE UPN Y PSN
Por el contrario, fuentes del PPN aseguran que los hechos sucedieron de forma muy "distinta", aunque reconocen que los cuatro representantes de su partido que aparecen en este artículo cuentan aún con dos escoltas. Según relatan, tras el encuentro en la Delegación del Gobierno en Navarra, la Secretaría de Estado del Ministerio del Interior les remitió "una propuesta", en la que se detallaba "cómo quedaba la seguridad de sus cargos electos", y se les daba "un plazo para presentar alegaciones".

"Esa propuesta se mandó a todas las formaciones. Y después, Interior envió su respuesta. Pero no ha habido nada raro. Lo que ocurre es que nosotros seguimos un criterio a la hora de elaborar nuestras alegaciones, que es el mismo que manteníamos cuando gobernaba el PSOE y que, a lo mejor, no coincide con el de UPN. Si UPN no presenta ninguna alegación ante la reducción de escoltas, evidentemente el Ministerio del Interior aplica lo que había estimado en un primer momento, porque igual da por hecho que los regionalistas se conforman con lo que se les ha comunicado. Nuestras alegaciones se han secundado en unos casos sí y en otros no, tal vez porque se habrá reconocido algún error de los técnicos o éstos habrán cambiado su valoración. También vimos algún fallo -en la propuesta-, porque a algunas personas se les atribuía una protección distinta a la que tenían realmente hasta ese momento. Pero si no hay alegaciones, nadie va a reconocer que hay un error. Además, quienes toman la decisión en último término son los técnicos, no los políticos", resaltan.

EL "DESMANTELAMIENTO" DE LOS SERVICIOS DE PROTECCIÓN
Según indican desde distintas empresas de seguridad, la reducción del servicio de escoltas llevada a cabo en marzo tan sólo es "una parte del proceso de desmantelamiento de los servicios de protección personal" en España, que se implantaron en 1997 tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco. El plan, diseñado por la Secretaría de Estado del Ministerio del Interior que dirigía Alfredo Pérez Rubalcaba, comenzó a ejecutarse a principios de 2010, antes del anuncio del "cese definitivo de las acciones armadas" por parte de ETA. Y salvo sorpresa, el actual ministro de la cartera, Jorge Fernández, aplicará su fase final.

Mientras en diciembre de 2009 Navarra contaba con 880 escoltas privados, el número se redujo a 700 un mes después. Posteriormente, en torno a septiembre y octubre de 2011, la cifra bajó a 386. Ahora, tras el recorte de 170 puestos, quedan en activo unos 215. "El problema principal es que las partidas presupuestarias asignadas para esta actividad tienen como fecha límite el próximo 31 de mayo. Además de la evidente reducción de los riesgos, han influido claramente factores económicos", señalan las fuentes consultadas.

Tal vez eso explique por qué la mayor parte de los 170 escoltas que dejaron su puesto el 21 de marzo vayan a ser "despedidos", no "recolocados" como se les había hecho "creer" en un primer momento. Los procesos de negociación con las empresas aún continúan abiertos en la mayoría de las compañías.