30 abr. 2012

EL CONVENIO FIRMADO POR JIMÉNEZ Y LA ALCALDESA DE TAFALLA TAMBIÉN OTORGA EL MONOPOLIO DE LAS EMERGENCIAS A LA POLICÍA FORAL

El documento, al que ha tenido acceso El Informador, subraya que el Centro de Mando y Coordinación (CMC) del Cuerpo autonómico será la "única sala de referencia para todas las emergencias que sean conocidas por los miembros de la Policía Local de Tafalla". Un sistema que excluye, una vez más, a otras fuerzas de seguridad como la Guardia Civil, que cuenta con un cuartel en el municipio y otro en Olite. Aunque el Ejecutivo navarro está negociando la implantación del acuerdo en distintas localidades navarras, varios cuerpos locales han dejado claro que no lo firmarán si no se elimina la palabra "única". Al menos en un caso concreto, el Gobierno navarro ya ha tenido que suprimir este punto, según distintas fuentes. Además, el texto obliga al Consistorio tafallés a asumir todos los gastos que conlleve su integración en las redes de radio, información y denuncias penales de la Policía Foral. Una inversión que algunos municipios "no pueden asumir en estos momentos".

 

Desde que El Informador desvelara el contenido del nuevo protocolo para la gestión de las incidencias del 112-SOS Navarra, que obliga a trasladar primero todas las emergencias a la Policía Foral y "no al cuerpo que tiene efectivos más cerca del lugar de los hechos", el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior del Gobierno de Navarra, Roberto Jiménez, se ha mantenido al margen del conflicto interno suscitado por la aplicación "unilateral y sin previo aviso" de este sistema, que ha provocado un gran "malestar" porque "ningunea" al resto de fuerzas de seguridad y está conllevando "retrasos en los tiempos de respuesta y duplicidades en intervenciones". La única vez que rompió su silencio, Jiménez se limitó a asegurar que su departamento estaba promoviendo diversos convenios con ayuntamientos navarros para potenciar la coordinación policial. Y puso como ejemplo el suscrito el pasado 3 de abril entre él y la alcaldesa de Tafalla, la regionalista Cristina Sota, que se pretende extender a otras localidades de la Comunidad foral. Pamplona, al menos por ahora, no figura en la lista.

Sin embargo, el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior olvidó explicar que algunos detalles de dicho acuerdo, compuesto por 21 páginas y al que ha tenido acceso este medio, también han suscitado el rechazo de distintas policías municipales de Navarra. En concreto, el punto que más discrepancias ha generado figura en el anexo 3 del documento, titulado 'Procedimiento de Comunicación' -reproducido en las dos imágenes superiores-. En él se indica que el Centro de Mando y Coordinación (CMC) de la Policía Foral será "la única sala de referencia policial para todas las emergencias que sean conocidas por los miembros de la Policía Local de Tafalla", así como "para las incidencias que surjan como consecuencia de una emergencia". Este procedimiento excluye, una vez más, a otros cuerpos como la Guardia Civil, que cuenta con un cuartel en la ciudad y con otro en Olite. Según afirman distintas fuentes a El Informador, varios municipios ya han anunciado a la Dirección General de Justicia e Interior que no firmarán el convenio mientras no se suprima la palabra "única" -en al menos uno "se ha eliminado" para poder aprobarlo-.


"No se puede borrar de un plumazo la colaboración con otras fuerzas de seguridad como la Guardia Civil o el Cuerpo Nacional de Policía, que desarrollan una labor clave en distintas zonas de Navarra. La Policía Foral no puede llegar a todo sola porque no dispone ni de los efectivos ni de los medios suficientes y, de hecho, el nuevo protocolo del 112-SOS Navarra ya ha provocado una sobresaturación del Cuerpo autonómico, que ha movilizado a agentes desde ciudades como Tafalla precisamente para atender incidencias en la Comarca de Pamplona, cuando otras fuerzas de seguridad podían acudir antes al lugar de los hechos. Una cosa es que la Policía Foral vaya asumiendo cada vez un mayor protagonismo, algo lógico, y otra muy distinta que intente quedarse con todas las investigaciones relevantes de golpe y sin dar una explicación al respecto. Porque lo más importante es ofrecer un servicio rápido y eficaz al ciudadano y, ahora mismo, hemos dado un paso atrás en este sentido", critican las fuentes consultadas.

De hecho, el grueso de los cuerpos locales solicitó recientemente una reunión oficial con la directora general de Justicia e Interior, Inmaculada Jurío, para que ésta explicara "de una vez" el nuevo modelo implantado en el 112-SOS Navarra, "que sólo ha trascendido de forma extraoficial, aunque comenzó a aplicarse en febrero". Hasta la fecha, ni Jurío ni Jiménez se han dirigido a los responsables del resto de fuerzas de seguridad que operan en la Comunidad foral, aunque en el Gobierno foral no descartan que se convoque un encuentro dentro de poco tiempo. "Para crear el clima necesario de coordinación policial, deben fomentarse unas relaciones basadas en la confianza, no en la imposición", resaltan estas fuentes.

MÁS RESPONSABILIDADES PARA LA POLICÍA FORAL
Paradójicamente, el acuerdo apunta que la colaboración entre Policía Foral y los cuerpos municipales debe orientarse en una "triple dirección": "responder coordinadamente, con inmediatez y eficiencia a los requerimientos demandados por la ciudadanía"; "integrar" a las policías municipales "en los sistemas de información que posibiliten la explotación conjunta de los archivos de datos policiales"; y "facilitar los medios técnicos necesarios para la recepción de denuncias ciudadanas" y para tramitar "los atestados policiales".























Así, el apartado denominado 'Estipulaciones' destaca que el "objeto" del documento es posibilitar la integración de la Policía Municipal de Tafalla en el sistema de gestión de emergencias del Ejecutivo navarro a través la "tecnología de radio Tetra" o la "incorporación al Sistema de Información de Policía Foral (SIP), que permite localizar en distintas fuentes aquella información que resulte relevante en toda investigación policial". En este sentido, detalla que "el Ayuntamiento facilitará el intercambio de información de utilidad policial incluida en las bases de datos locales para prevenir la delincuencia y mejorar la seguridad ciudadana, permitiendo a la Policía Foral el acceso a aquéllas". También se "habilita" al cuerpo local tafallés a acceder al Sistema de Registro de Denuncias Penales (Sitrade), que conlleva, entre otras cuestiones, "la comunicación telemática de la denuncia tanto al órgano judicial correspondiente como a la Policía Foral".



LA FALTA DE RECURSOS ECONÓMICOS DE ALGUNOS MUNICIPIOS
Otro de los problemas que ven algunas policías municipales en el documento, cuya vigencia es "de un año prorrogable de forma tácita por períodos anuales salvo denuncia expresa de alguna de las partes", aparece en el segundo capítulo, que recoge los 'Compromisos de las partes'. En él queda de manifiesto que todos los costes para la implantación de los sistemas tecnológicos correrán a cargo del Consistorio, pero atendiendo siempre a las pautas marcadas por la Policía Foral.

Entre otras medidas, el texto precisa que corresponde al municipio "la integración del Cuerpo de Policía Local de Tafalla en el sistema de gestión de emergencias del Gobierno de Navarra -Tetra-", de "conformidad con las recomendaciones" efectuadas por Interior y "asumiendo los gastos de adaptación y conexión". También le obliga a "instalar" en sus equipos informáticos "las medidas de seguridad recomendadas"; a "adquirir, conservar y adaptar los terminales de radiotelefonía, dotándolos de tecnología"; a remitir a la Policía Foral "la relación del personal autorizado para la utilización de los sistemas"; y a "mecanizar en el SIP todos los hechos de interés policial que tenga conocimiento el Cuerpo de Policía Local de Tafalla, siguiendo las indicaciones de la Policía Foral".

Por si quedara alguna duda, en el siguiente apartado, que se centra en las 'Condiciones Económicas', el texto subraya que el convenio "no conlleva obligaciones económicas para el Gobierno de Navarra": "Los gastos de conexión, adquisición, soporte y mantenimiento del equipamiento informático y el correspondiente software, así como los derivados de la adquisición, programación, conservación y adaptación de los terminales de radiotelefonía a la tecnología GPS, son a cargo del Ayuntamiento de Tafalla".

"No es que no queramos alcanzar un acuerdo. Pero hay ayuntamientos que no pueden hacer frente a la inversión en estos momentos", resaltan desde los cuerpos locales más críticos. Ahora bien, algún municipio aprovechó "el Plan-E" para adquirir los equipos, mientras que en otras policías municipales recuerdan que el gasto mayor se centra en "el acceso a la red de radiotransmisores", no "en la informática": "Todos trabajamos ya con Animsa y, en este último aspecto, se trata simplemente de habilitarnos accesos seguros a las fuentes informáticas", puntualizan.

DIFERENCIAS ENTRE LOS CUERPOS POLICIALES
Además, el acuerdo recoge que ambas partes "se comprometen a solventar mediante diálogo y negociación cuantas discrepancias pudieran surgir", de manera que se creará una "comisión mixta de coordinación e interpretación" integrada "paritariamente" por un representante de la Dirección General de Justicia e Interior del Gobierno de Navarra y otro del Consistorio.

LOS ANEXOS
Junto al convenio, se adjuntan tres anexos que inciden más aún en algunas de las obligaciones que tendrá que adoptar la Policía Municipal de Tafalla. El primero, 'Condiciones técnicas de los equipos informáticos y de comunicaciones', remarca que la entidad local deberá contar con "un ordenador", con "los programas informáticos" necesarios, con la "infraestructura de red y conexión de acceso a Internet" y con las "terminales de radiotelefonía Tetra homologadas" por el Ejecutivo navarro.

Pero antes de comprarlas, el Consistorio "deberá realizar la oportuna consulta" a los responsables departamento que dirige Roberto Jiménez y tendrá que "financiar la programación de las terminales, tanto en el momento de su adquisición como en posteriores reprogramaciones": "Las características deberán ajustarse a las directrices que, en cada momento, establezcan las direcciones generales competentes en materia de Interior y en sistemas de información y telecomunicaciones del Gobierno de Navarra".

Para no entorpecer la labor policial, El Informador no reproducirá el texto del segundo anexo, referente a la 'Seguridad de la información y la confidencialidad'. Aunque sí hay algunos detalles que se antojan relevantes, como el hecho de que "si los usuarios -de los sistemas- sospecharan que otra persona pudiera conocer los datos de identificación y acceso, lo deberán comunicar de manera inmediata" a la Policía Foral. También se prohíbe "expresamente" emplear "otros sistemas o bases de datos diferentes a los que se establezcan como de obligada utilización" y se deja constancia de que el Cuerpo policial autonómico "mantendrá un registro de todas las acciones autorizadas y no autorizadas que los usuarios hagan dentro del sistema".

"El convenio elimina cualquier posibilidad de llevar a cabo investigaciones propias. Cada movimiento que se haga queda bajo el control estricto de la Policía Foral", valoran desde algunos cuerpos locales.

Sin embargo, el punto que más diferencias está suscitando es el último del acuerdo, el anexo tercero, titulado 'Protocolo de gestión conjunta de emergencias', que sigue la misma línea del sistema aplicado desde febrero para el 112-SOS Navarra: "El Centro de Mando y Coordinación (CMC) de la Policía Foral se constituye como única sala de referencia policial para todas las emergencias que sean conocidas por los miembros de la Policía Local de Tafalla, así como para las incidencias que surjan como consecuencia de una emergencia" -ver las dos imágenes que abren el reportaje-.

En este sentido, reserva al CMC la gestión de "la atención de las emergencias en materia de seguridad, atendiendo la asignación de incidencias a los principios de inmediatez y cercanía en todo el término municipal de Tafalla". Y da más poderes a la Policía Foral al hacen hincapié en que el Cuerpo autonómico promoverá la divulgación "con carácter inmediato" de "todas aquellas emergencias que considere de especial interés para la seguridad a la Policía Local de Tafalla". Es decir, da al Cuerpo autonómico la posibilidad de elegir qué casos comunica y cuáles no.

"Si los policías municipales tienen que hablar primero con la Policía Foral y ésta debe decidir si se ocupa o no del caso, se pierde un tiempo que puede ser clave", afirman agentes de todas las fuerzas de seguridad que operan en Navarra.

                  





Por último, el Gobierno foral insta a la Policía Municipal de Tafalla a facilitar "la localización y ubicación" de sus efectivos "como condición necesaria e imprescindible para una eficaz coordinación", a mantener una "especial disciplina en la comunicación del estatus de disponibilidad" y a trasladar "con periodicidad mensual" toda la información "de los agentes que utilicen los equipos de radio, así como sus turnos de trabajo".