13 abr. 2012

EL JOVEN ATACADO EN LA ROCHAPEA POR "UNOS 15" CIUDADANOS BÚLGAROS ASEGURA QUE QUERÍAN "MATARLE"

Tras abandonar el Complejo Hospitalario de Navarra, Yuliv M.P., de 28 años, compareció ayer por la tarde ante la Policía Municipal de Pamplona para denunciar a los supuestos agresores, compatriotas suyos. Al parecer, presenta "numerosos golpes y policontusiones", pero al no tratarse de "heridas de gravedad", a los cuatro identificados por su presunta vinculación con la agresión se les atribuye inicialmente una "falta de lesiones". Los primeros indicios apuntan a que la "brutal paliza" pudo producirse por "un ajuste de cuentas".

EL INFORMADOR. PAMPLONA.

Yuliv M.P., el joven búlgaro de 28 años que presuntamente fue "atacado" de forma "salvaje" por "unos quince compatriotas" en la Rochapea durante la madrugada del sábado, denunció a los supuestos agresores ayer por la tarde ante la Policía Municipal de Pamplona tras abandonar el Complejo Hospitalario de Navarra "con numerosos golpes y policontusiones, especialmente en el cuello y la cara". Según ha sabido El Informador, la víctima declaró que los autores de la "paliza", que tal vez no tuvo un desenlace peor "gracias a la intervención de varios agentes", querían "matarle". Los primeros indicios apuntan a que la agresión pudo deberse a un "ajuste de cuentas", aunque este extremo aún no se ha confirmado. Por su parte, a los cuatro identificados se les atribuye en principio "una falta de lesiones".

Los hechos ocurrieron poco antes de la una de la madrugada en la calle Raimundo Lanas (señalada en el mapa, que puede ampliarse, con una A). Al parecer, los implicados se habían desplazado "desde Logroño" a la capital navarra "en tres coches". Y al encontrarse con el joven de 28 años, presuntamente "le atacaron de forma brutal". Así lo aseguran varios testigos, que incluso van más allá al relatar lo sucedido. "No paraban de golpearle con gran violencia, pero de repente llegaron varios agentes, que interceptaron a cuatro de ellos. Si no hubieran aparecido, tal vez le habrían quitado la vida", resaltan.

Aunque inicialmente parecía encontrarse "grave o muy grave", ya que "sangraba por la boca, tenía muchísimos golpes en distintas zonas del cuerpo y se le veía en muy mal estado", la víctima abandonó el Complejo Hospitalario de Navarra durante la tarde de ayer. Y poco después, se personó en las dependencias policiales de la calle Monasterio de Irache.

Tras analizarse el parte médico de lesiones, a los cuatro identificados se les atribuyó inicialmente una "falta de lesiones". Ahora bien, la investigación sigue "abierta" y los presuntos implicados podrían verse obligados a comparecer ante el juez si finalmente se celebra un juicio.