19 mar. 2012

LA MAYOR PARTE DE LOS 170 ESCOLTAS NAVARROS QUE DEJARÁN SUS PUESTOS MAÑANA SERÁN DESPEDIDOS

24 horas antes de que entre en vigor el nuevo recorte, las principales empresas de seguridad que operan en la Comunidad foral negocian a "contrarreloj" las condiciones de los despidos, que se prevén "drásticos" porque "las recolocaciones prometidas serán escasas". Además, Interior se plantea la supresión "casi total" de los servicios para el mes de junio. Concejales de Pamplona, parlamentarios, alcaldes, fiscales y jueces se verán afectados por los ajustes.


Al parecer, inicialmente se barajó recolocarlos "para proteger a víctimas de la violencia de género" o "reconvertirlos en vigilantes de seguridad a cómputo", perdiendo "entre un 50 y un 70 por ciento de sus ingresos aproximadamente". Pero lo cierto es que de los 170 escoltas privados que dejarán su puesto de trabajo en Navarra a partir de las 00.00 horas de mañana, "la mayoría serán despedidos".

Según han explicado numerosos afectados a El Informador, así se lo han comunicado casi todas las empresas implicadas, que negocian "a contrarreloj" su salida, "en muchos casos con pésimas condiciones". Llama la atención que la noticia se les haya trasladado "con menos de una semana de antelación". En una de la compañías, "los dirigentes celebrarán hoy mismo su primer encuentro oficial con los trabajadores", aseguran.

Aunque los escoltas son conscientes de que se ha producido "una reducción de los riesgos en materia de seguridad" tras el anuncio del fin de las acciones armadas de ETA, creen que detrás de los recortes también existen factores de carácter "económico". Y critican que después de tantos años de "eficaz y discreto servicio", tengan que marcharse "por la puerta de atrás".

En este sentido, fuentes de toda solvencia han indicado que la reducción del servicio que se hará efectiva mañana, adelantada la semana pasada por El Informador, es tan sólo "una parte del proceso de desmantelamiento de los servicios de protección personal" en España, que se implantaron en 1997 tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco. El plan, diseñado por la Secretaría de Estado del Ministerio del Interior que dirigía Alfredo Pérez Rubalcaba, comenzó a ejecutarse a principios de 2010, antes del anuncio realizado por la banda terrorista. Y salvo sorpresas de última hora, el actual ministro de la cartera, Jorge Fernández, aplicará su fase final.


De hecho, mientras en diciembre de 2009 Navarra contaba con 880 escoltas privados, el número se redujo a 700 un mes después. Posteriormente, en torno a septiembre y octubre de 2011, la cifra bajó a 386. Ahora, tras el recorte actual de 170 puestos, quedarán en activo 215. Pero según ha sabido este medio, la disminución de esta clase de servicios podría ser "casi total" a partir de junio. "El problema principal es que las partidas presupuestarias asignadas para esta actividad tienen como fecha límite el próximo 31 de mayo", señalan las fuentes consultadas.

LAS ONCE EMPRESAS QUE OPERAN EN NAVARRA
En concreto, en la Comunidad foral operan 11 empresas de seguridad. Al parecer, EULEN habría anunciado a sus trabajadores la aplicación de un "ERE extintivo" que podría conllevar "más de 40 despidos", aunque al igual que en el resto de compañías, las negociaciones "aún no se han cerrado".

Lo representantes de Ombuds, otra de las empresas con "mayor presencia" en Navarra, supuestamente han dicho a sus empleados que se pondrá en marcha un "ERE suspensivo" de unos tres meses, de manera que pasado ese tiempo "se reservaría el derecho de recuperar a los afectados como vigilantes de seguridad convencionales o se podría ejecutar igualmente un ERE extintivo".

Las fuentes con las que ha contactado este medio indican que Coviar presuntamente habría hecho una oferta que "expira hoy": ejecutar un "ERE productivo" que podría dejar sin trabajo "a 40 escoltas" de la Comunidad foral, mientras que 24 podrían mantener sus puestos. Y Prosegur, al parecer, ya ha dejado claro que "despedirá a unos 20 trabajadores" (12 escoltas y 8 vigilantes de sedes de partidos políticos).

Así mismo, Seguriber suprimiría "unos diez puestos" y, hasta la fecha, habría ofrecido a los afectados unas indemnizaciones de "20 días por año trabajado". Además, en Segur Ibérica hablan de "unos 12 despidos por ahora", mientras que los representantes de Prosetenicsa mantendrán a lo largo del día de hoy su "primera reunión con los empleados", ya que hasta ahora "tan sólo han realizado sondeos", destacan algunos escoltas.

Por otra parte, también se prevé que Securitas "despida a varias personas", con unas indemnizaciones que podrían rondar "entre los 25 y los 33 días por año". Aunque la cifra de afectados no ha trascendido, sí se sabe "que son pocos", ya que la compañía cuenta "con escasos servicios de protección en Navarra en estos momentos".

Este medio no ha logrado recabar datos de las otras tres empresas operativas -Sabico, Humano y Vinsa-, ya que los procesos se están gestionando de forma "muy discreta". No obstante, estas tres compañías "apenas tienen escoltas" en la Comunidad foral.

"Era la crónica de una muerte anunciada. Si es cierto que el fin del terrorismo está cerca, estaremos encantados de dejar nuestro puesto. Pero nadie ha ofrecido a la ciudadanía una información contrastable en este sentido. Porque una cosa es que no haya atentados y otra muy distinta que un representante político no pueda sufrir una agresión en un momento determinado. Con todo el dinero que han ganado las empresas de seguridad, no nos merecemos salir así, sin ningún reconocimiento. Siempre hemos permanecido en silencio, sin alzar la voz, pero la situación en estos momento es crítica", apuntan estas fuentes.

CÓMO AFECTA LA REDUCCIÓN A LAS AUTORIDADES NAVARRAS
El plan que se aplicará el próximo día 21 conllevará la supresión del servicio para los miembros del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Pamplona, a excepción de dos tenientes de alcalde; el concejal delegado del Área de Seguridad Ciudadana, Ignacio Polo; y un cuarto edil especialmente amenazado cuyo nombre no ha trascendido. El equipo de seguridad del alcalde, Enrique Maya, conservaría su actual estructura, compuesta por efectivos de la Policía Municipal y no por escoltas privados dependientes del Ejecutivo español, tal y como sucede en el caso de los concejales. Los ediles del PSN y el PPN también perderán la protección.


Igualmente, los efectos de la reducción se harán notar en el Parlamento foral, cuyos integrantes pasarán a tener un único escolta y no dos como hasta ahora, aunque podrían contemplarse "algunas excepciones". En localidades navarras "especialmente conflictivas" como Burlada o Barañáin, entre otras, la reducción programada por Interior no será total por el momento, ya que en los últimos años "se ha constatado" que ETA tenía "información" sobre los "movimientos cotidianos" de numerosos ediles.

Entre finales de 2011 y principios de 2012, en ambos municipios ya se pasó del sistema doble al simple salvo en el caso de los alcaldes, a quienes se prevé aplicar desde mañana siempre y cuando deseen conservar la protección. Así mismo, existen "casos puntuales" en los que Interior actuará de manera individualizada, dependiendo de los "riesgos" del afectado.

Además, en municipios "poco problemáticos" se está contemplando la "eliminación total" del servicio, tanto a los concejales como a los alcaldes.

Otro de los ámbitos donde se notarán especialmente los recortes será el de la Justicia. A partir de ahora y salvo sorpresas, todos los jueces y fiscales de Navarra se quedarán sin escolta salvo el fiscal superior, Javier Muñoz, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad foral, Juan Manuel Fernández. Eso sí, también habrá "algunas excepciones".

LA SEGURIDAD DEL GOBIERNO FORAL
En el caso de los consejeros y la presidenta del Gobierno foral, Yolanda Barcina, por el momento no se prevén modificaciones respecto a su protección, ya que este servicio depende directamente de la Policía Foral, dirigida por el Departamento de Presidencia, Justicia e Interior que preside Roberto Jiménez.